Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos. (Mateo 5:3)

A menudo tenemos ideas equivocadas acerca de la felicidad. El mundo afirma claramente que una persona feliz es una persona que tiene éxito, dinero, posesiones y fama. Se promueve a diestra y siniestra que una persona feliz hace lo que quiere cuando quiere. Esto motiva a las personas a buscar tener ese éxito, y trabajan fuertemente toda su vida por alcanzarlo. Su objetivo último es tratar de conseguir esa felicidad tan anhelada. Sin embargo, el modelo de felicidad que Jesús presenta contrasta con el que se promueve hoy en día. Jesús no dice, “bienaventurados los ricos, bienaventurados los famosos, bienaventurados los que tienen hambre y sed de éxito.” La felicidad verdadera no está en conseguir todo esto. El rey Salomón tuvo todo lo que hace feliz a un hombre según los estándares del mundo: poder, riquezas y placer. Sin embargo, él concluyó que todo fue en vano. Esto concuerda con las palabras de Jesús: “La vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”. (Lc 12:15) No puedes ser feliz basado en cosas efímeras. ¿Por qué? Porque jamás se podrá llenar una necesidad espiritual con sustancia física, con aquello que es pasajero y temporal. Las cosas de este mundo no traen paz a un corazón angustiado. No se puede derramar aceite en un espíritu herido. El punto es claro, las cosas externas no traen consuelo permanente al alma. No hay felicidad verdadera ahí. Jesús enseña que la felicidad verdadera no se encuentra en este mundo. En esencia, pertenece a la naturaleza de Dios y únicamente puede ser disfrutada por aquellos que pertenecen a Dios, puesto que participan de Su naturaleza. Jesús vino como Rey a introducir los principios de su Reino los cuales son internos y espirituales. La felicidad está en Él. Fuera de Él nadie podrá encontrarla.

Reflexión: ¿Has encontrado felicidad verdadera? Si eres de Cristo, eres feliz. Nada podrá darte felicidad. Todo es pasajero. Solo Jesús da vida y felicidad eterna. ¿Eres feliz?