“Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.” Santiago 1:18

Jesús declaró que para ser parte del Reino de Dios había que nacer de nuevo (Juan 3:3). A este nuevo nacimiento se le denomina “regeneración”, y es el acto de dar vida a alguien que está espiritualmente muerto. La regeneración es la vida espiritual que Dios implanta en el alma del hombre dándole una nueva inclinación hacia el bien que domina su vida.

El nuevo nacimiento es necesario porque el hombre está muerto espiritualmente y vive condenado por sus pecados. El hombre no está espiritualmente enfermo, sino que está muerto, y por ello necesita ser regenerado. En última instancia, la regeneración muestra que nadie puede ser salvo si no vuelve a nacer espiritualmente.

En primer lugar, la regeneración se da por la voluntad de Dios. No hay nada en el ser humano que lo pueda llevar por sí mismo a Dios. Ni la religión, ni la filosofía, ni la educación sirven para alcanzar a Dios. Cuando la Escritura habla de nacer de nuevo quiere decir “nacer de arriba”, esto es, directamente de Dios. Es la voluntad soberana de Dios que nos da vida nueva. Si tú has creído y recibido a Jesucristo fue porque Dios quiso que eso sucediera.

El hombre no está espiritualmente enfermo, sino que está muerto, y por ello necesita ser regenerado.

En segundo lugar, el medio de la regeneración es la Palabra de Dios. Es la Palabra la que hace que tenga lugar la regeneración. Dios nos regenera, nos lava, nos limpia, nos da nueva vida, coloca su Espíritu en nosotros a través del poder de Su Palabra. Si alguien ha nacido de nuevo es mediante la incorruptible Palabra de Dios (1 Pedro 1:23). Las sagradas Escrituras son el medio que Dios utiliza para guiar a una persona a la salvación en Cristo.

Por último, el propósito de la regeneración es producir una nueva clase de creación. Aquellos regenerados por medio de Cristo serán las primicias de las creaturas de Dios en su postrera creación del cielo nuevo y de la tierra nueva. Un día, si has sido regenerado, Dios te llevará a Su gloria para morar con Él por toda la eternidad.

Solo Dios puede darle nueva vida a tu vida. Solo Dios puede cambiar tu estado de muerte a vida ¿Has nacido de nuevo?